domingo, 30 de enero de 2011

Pierre Michon

Regreso al cobijo de los grandes.
Michon tiene el olor inconfundible de la escritura como lucha por la vida.
Las dos obras incluidas en este libro comparten esa brevedad a la que se ven obligados los escritores que te proponen una selva compacta que debes atravesar a golpe de machete.
Leerlo es ser consciente de estar compartiendo la misma azarosa búsqueda que quien lo escribió.
Las Mitologías son fogonazos de sombras, punzadas sangrantes que te hacen retorcer y contener el aliento.
El Emperador es un texto casi preciosista que sin embargo no elude la brutalidad, el horror de una época siniestra. Prodigioso juego de perspectivas y miradas para un texto tan breve: se acaba con la sensación de haber leído una larga novela llena de avatares.
Minimalismo expresionista.