viernes, 29 de abril de 2011

Bernhard y el desconcierto

No es fácil leerlo.
Pero eso ya lo saben. Lo saben quienes lo han leído y lo saben muchos que aún no lo han hecho.
Hace mucho que lo tengo en mi lista. Esa lista interminable de libros que esperan pacientemente su turno de lectura.
Y de repente le tocó a Corrección.
Y aquí estoy: atrapado en este libro escrito en dos párrafos y que trata sobre la disección de la realidad, asi Bernhard.
¿Qué voy a leer después de este tour de force? ¿Cómo voy a echar el freno para no estrellarme contra el muro infranqueable de lo inasible que vigila más allá del texto compacto de estos dos casi interminables párrafos?
De momento no veo más allá del bosque de Kobernauss, así Bernhard.